Producción de lácteos y eliminación de impurezas del aire

 

En la producción de lácteos, mantener el aire limpio resulta fundamental, ya que las impurezas plantean riesgos importantes. La protección de los procesos vulnerables a riesgos se garantiza asegurándose de que el aire de entrada en las instalaciones de procesamiento haya sido tratado mediante equipos de filtración de aire que cumplen los estrictos requisitos vigentes para los filtros de aire en la industria alimentaria. Los equipos deben superar pruebas exigentes y recibir la certificación correspondiente, con el propósito de reducir el riesgo de contaminación alimentaria y garantizar el cumplimiento de las disposiciones legales.

 

Repercusiones de la calidad del aire interior sobre la conservación de los productos lácteos

 

Los contaminantes como, por ejemplo, diversos tipos de levaduras y hongos que se propagan por el aire, comprometen considerablemente la conservación de productos como, por ejemplo, leche, leche en polvo, queso, yogur, helado, mantequilla y otros productos lácteos. La limpieza durante el procesamiento es especialmente importante en la producción de fórmulas para lactantes, ya que los organismos de los recién nacidos son extremadamente sensibles.

 

El tamaño de los contaminantes y las partículas que se deben eliminar del aire complica la purificación del aire. El tamaño promedio de las partículas es de aproximadamente 0,6 micrómetros. La limpieza de los equipos de producción no resulta suficiente, ya que la climatización del aire también introduce aire contaminado en las instalaciones de producción. Este aire contaminado contiene una gran cantidad de microbios que pueden entrar en contacto con los productos alimentarios procesados. En consecuencia, todos los componentes que se utilizan en el proceso deben cumplir los requisitos de seguridad del producto, además de garantizar una fácil limpieza.

 

Fuentes de contaminantes en la producción de lácteos

 

  • E. coli
  • Bacterias
  • Compuestos orgánicos volátiles (COV)
  • Ingredientes del producto que pueden causar contaminación cruzada
  • Microbios transportados por personas

 

Protección de los productos alimentarios y empleados a través de la filtración de aire

 

En el ámbito de la producción de alimentos, las normativas y los requisitos relacionados con los productos lácteos y su seguridad son extremadamente exigentes. Para eliminar el riesgo de contaminación, debe garantizarse una monitorización estrecha de la calidad del aire, la velocidad de circulación y los niveles de temperatura y humedad en salas limpias e instalaciones de llenado.

 

La calidad nunca puede verse comprometida durante la producción de lácteos. Deben emplearse filtros de alta calidad y eficacia durante todas las fases de trabajo: en el secado en un lecho fluidificado, maduración, troceado, embalaje y envasado aséptico.

La filtración adecuada del aire evita la contaminación de los productos alimentarios y cualquier problema relacionado con la retirada de productos contaminados del mercado. Asimismo, garantiza que no se ponga en riesgo la salud de los consumidores. Los equipos que no han sido probados y certificados pueden causar pérdidas a las empresas, tanto económicas como reputacionales. Es decir, las empresas no deben economizar en este aspecto a la hora de adquirir equipos.

 

 

Soluciones de calidad del aire que satisfacen las necesidades del sector lácteo

 

Entornos públicos

 

Las instalaciones que no se utilizan para producción como, por ejemplo, oficinas e instalaciones de reparto, pueden incorporar dispositivos que cumplan los requisitos de la norma EN 16798.* De esta manera, se garantiza la protección de los usuarios de las instalaciones.

 

Zonas críticas

 

En entornos que son extremadamente sensibles a los contaminantes, los equipos deben estar protegidos frente a la contaminación antes de que se suministren los productos que se van a procesar a las instalaciones. Esto implica un caudal de aire con niveles altos de volumen y presión. Estos entornos incluyen salas de secado e instalaciones de procesamiento y envasado para productos alimentarios preparados, crema, yogur, queso y postres congelados.

 

Entornos sensibles

 

Las instalaciones de almacenamiento para ingredientes deben mantenerse limpias, y los ingredientes deben estar protegidos frente a la contaminación. Estos entornos incluyen instalaciones de recepción y envasado de leche, así como instalaciones para procesamiento de ingredientes en bruto.

 

Entornos higiénicos

 

En instalaciones con estrictas normas de higiene para el procesamiento final y el envasado de los productos, la calidad del aire debe ser lo más alta posible. Entre estas instalaciones se incluyen plantas de envasado aséptico de leche en polvo e instalaciones dedicadas a operaciones similares.

 

Fuente: *https://standards.cen.eu/dyn/www/f?p=204:110:0::::FSP_PROJECT,FSP_ORG_ID:41425,6138&cs=11EDD0CE838BCEF1A1EFA39A24B6C9890

Descargue una guía gratuita:

10 datos importantes acerca de cómo el aire limpio afecta a su negocio